shadow
CINES PLAZA y las nuevas tecnologías

En CINES PLAZA innovamos continuamente en conceptos y propuestas e incorporamos tecnologías de última generación en imagen y sonido y en todos aquellos elementos relacionados con la funcionalidad, la comodidad y los accesos a nuestros complejos y salas, con ausencia total de barreras arquitectónicas.

Todo el esfuerzo que realizamos en la implantación de estas tecnologías va acompañado del mejor servicio para lograr la satisfacción de nuestros clientes. Sabemos que los tiempos de espera, la fluidez de información o la amabilidad y eficacia del personal son extremadamente importantes, por eso, ofrecer el mejor trato y atención es un valor muy apreciado en CINES PLAZA.

LAS SALAS

Mayor ángulo de visión Salas estructuradas en forma de "grada" que permiten una perfecta visión desde cualquier asiento.

Seguridad Importantes medidas de seguridad en los materiales constructivos y de revestimiento, sistemas de detección y extinción de incendios y de evacuación.

Sonido Triamplificado El sonido triamplificado aumenta la calidad de la audición, envolviendo al espectador en un realismo excepcional que lo sumerge en la proyección. Sistemas de sonido digital (SDDS, DTS, y Dolby Digital).

Vestíbulo Multifuncional Amplio y confortable vestíbulo general, destinado no sólo al tiempo de espera sino tambien al ocio. Incorpora elementos audiovisuales.

Sin barreras arquitectónicas Amplios accesos en pasillos y puertas, suaves rampas y por supuesto, espacios reservados.

Grandes pantallas Pantallas de proyección de grandes dimensiones (hasta 200 m²)

Tiendas CINES PLAZA Poder degustar un refresco o unas deliciosas palomitas recién hechas durante la espera o durante la proyección de la película.

Un clima excelente Los modernos sistemas de climatización que disponen las salas de cine CINES PLAZA, garantizan una temperatura óptima en todas y cada una de ellas

 

 

CINE 3D La Revolución de 42 Fotograma por segundo.

Con el estreno de El Hobbit llegará por primera vez a las salas comerciales la proyección a 48 fotogramas por segundo (fps).

Los 24 o 25 fps es un estándar que se adoptó a finales de los años 20 para dar, precisamente, una mayor sensación de naturalidad a cómo se percibían las películas, unida a la necesidad de establecer una velocidad estandarizada para registrar el sonido de las películas sonoras. Se consideró que a esa velocidad el ojo era incapaz de detectar que en vez de un movimiento continuo lo que percibía eran 25 fotografías en un segundo, ya que el cerebro retiene durante aproximadamente 4 centésimas de segundo cada imagen que percibe.

Los 48 fps atenúan mucho ambos efectos al duplicar el número de fotogramas por segundo, es decir, por necesidad, cada fotograma se expone durante menos tiempo, por lo que será casi siempre más nítido, y también, al haber más fotogramas por segundo, por nítidos que sean, el efecto estroboscópico también será menor, ya que el "salto" entre fotogramas será menos rotundo.